¿Y si pensáramos de otra manera? Parte III

“Fortalece tu espalda!”

A menudo se afirma que debemos muscular y tonificar la espalda, que hay que trabajar la columna vertebral para que las vértebras no se desplacen o sobresalgan ¿De dónde ha salido esta idea de que la espalda es frágil y delicada? ¿Pensamos que es débil porque nos duele a menudo? ¿Y si observamos de verdad nuestra espalda?

Los músculos son solidarios entre sí desde la base del craneo hasta la punta de los dedos de los pies. Están increíblemente bien organizados, como una flota de barcos esperando la orden de batalla. Nuestra espalda es fuerte, muy fuerte. Si nos duele es más por exceso de fuerza que por debilidad. No necesitamos reforzar los músculos de la espalda sino… distender sus contracturas, reorganizar el cuerpo para que los músculos vuelvan trabajar en conjunto, integrando, sin sobrecargar determinadas zonas en detrimento de otras.